Humor y Literatura Cristina Wargon

Impactos: 84

Ser Ama de Casa es un Calambre

Humor y Literatura Cristina Wargon

Humor y Literatura Cristina Wargon

Humor y Literatura Cristina Wargon

Pido disculpas a todas las mujeres que han encontrado en ello una gozosa vocación porque lo que es deseo se respeta, Pero, la vida me tendió una trampa  y heme aquí con un detergente en una mano y babeando espuma de jabón Ala ese que deja tu ropa mas brillante, blanca y perfumada con chinchillas silvestres, después le pondré apresto y después planchare y Después… ¡alguien deberia llamar a un loquero por  porque me siento incapaz de dejar de lustrar las patas de las sillas

Mea Culpa

Debo reconocer que nunca fui ama de casa, ni buena, ni mala, solo no fui. Siempre hubo otra persona que se encargaba y si no la había,.. Una vez llegue a perder una gallina viva en un jardín cerrado .Nunca la recupere. Inútil hasta para hacerme un café.  Tengo en mi haber una miles de pavas fundidas y todo me importaba un cuerno. Guardo además un agradecimiento eterno para todas  señoras que me ayudaron y, como ellas pueden dar fe, mi única manera de reparar esta injusticia, es que a todas las mande estudiar. No es justo que nadie sirva a nadie. (¡Que lindo es el socialismo hasta que te encontras rodeada de mil platos y sola)

La Vida Te Da…De Todo

Con la vida hacemos una buena dupla: ella no me da paz y yo no me le quedo quieta. Pero siempre estamos en conflicto. En este caso hay que anotarle diez tantos: consiguió transformar a una intelectual solo ocupada del arte “que entreteje  naderías” en este ser que busca hospicio con un estropajo en la como única bandera

La transformación comenzó  de a poco  cuando con esa omnipotencia que siempre me lleva a los caños me dije ¿cómo no voy a poder? Descubrí que algo andaba mal cuando, una vez lavadas las toallas, las doblé, pero… no me gustaban así, quería que todas dieran el lomo para el mismo lado, las volví a acomodar, las miré y decidí que mejor aun quedarían ordenadas por tonos y cuando además comencé a ubicarlas ¡en degradé! Me sonó la primera campana de alarma.

Agravándose. Humor y Literatura Cristina Wargon

Esa locura por la perfección en algo tan imperfecto como la vida se comenzó a extender como una solapada mancha de aceite. Comencé a pulir cacerola con mugre acumulada de los años sesenta, a ordenar placares por talle y ocasiones, colores, accesorios ( yo que siempre salía con un jean y una camisa!) No se salvaron ni los rincones más  ocultos. Comencé  acechar al gato cuando iba a su cajita de arena porque la idea de una suciedad, aunque fuera prolijamente tapada me enloquecía. Un día me encontré limpiando ¡por fuera los elementos de  limpieza! Pero lo temible es        que se lo comenté desconsolada a dos amigas profesionales que afirmaron con tono sobrador ¡ por supuesto que se limpian! Ahí me rendí, pido piedad    por todas las mujeres que se ocupan mas de un quita mancha que de un poema de amor, esas que no miran a los ojos a sus hombres sino que lo controlan cual aves de rapiña si tienen algo doblado, chueco o ¡sacrilegio! sucio por las que enloquecieron en esta tarea sin fin, sin paga y sin gracias, Para quienes con que un niño este limpio ya debe estar feliz. Piedad Señor, no tenemos la mas remota idea de que hacemos. Igual me alienta la esperanza que un dia pase, me sumerja dulcemente en la mugre y nunca vuelva encontrar dos zapatos del mismo color, pero por fin pueda escribir “te amo” y no porquerías como esta.

 



Sitios amigos

casa roller

Un comentario:

  1. JAJAJAJA no tenes idea lo que anduve para encontrar este recuadro para dejar algún comentario ¡¡¡¡¡Estoy desde ayer diciendo DONDE QUIERE QUE DEJE ALGÚN COMENTARIO!!!!!!!ok ya lo encontré…..
    Pase por lo mismo pero juro que me duró muy poco
    besos y miles de abrazos
    Patricia Lorenzo ( de la ALDEA)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *