Los Huevos de los Chinos Cristina Wargon

Impactos: 149

Una Polaca y una China Igual Doce huevos

Los Huevos de los Chinos Cristina Wargon

Los Huevos de los Chinos Cristina Wargon

Los que hemos tenido la suerte de viajar por el mundo sin saber mas idioma que el cordobés básico, hemos aprendido a comunicarnos en todos los modos posible: dedos, dibujos, representaciones teatrales, todo vale para poder comprar algo que no sabemos cómo se dice, o llegar a un lugar que no sabemos donde está … Tanta astucia fracasó hace unos días, apenas a la vuelta de casa, en un supermercado chino.

Hora: siete y media de la tarde – Personajes: robusto cajero chino de simpatía descojonante, señora china viejita de edad indescifrable sentadita en un banco al lado de la caja, criollo nativo de trabajo desconocido, sentado en un cajón de cerveza, dado al parecer a la meditación y la abajo firmante.

Como odio caminar por los super y sus arbitrarios modos de acomodar los productos, al entrar le pregunté al cajero

-Buenas tardes señor ¿Por donde están los lácteos?- con grandes cabezazos me respondió

-¡Pase, pase!

Me pareció que algo no estaba funcionando bien en nuestra comunicación así que insistí apoyándome en un sinónimo

-¿La leche, dónde está?- con su inalterable sonrisa, sólo que con mayor reverencia el chino contestó

-¡Pase, pase!

Ahí descubrí que estaba frita, mejor haría en avanzar por las góndolas revisándolas una por una. Salí un tiempo después medianamente triunfante pero me faltaba el queso. Volví a la caja

Los Huevos de los Chinos Cristina Wargon

-Señor, ¿Tiene queso?- el chino interrumpió por un segundo su apasionada charla con la china (siempre suenan como pájaros) y desplegando su gran sonrisa me contesto

-Pase, pase- En ese momento el criollo entregado a la meditación salió de su nirvana e intervino
-¿Usted quiere comprar queso señora?- asentí- déjemelo a mi- se ofreció el criollo decidido a hacer de lenguaraz. Sufrí un instante de vértigo ¡ un vernáculo habitante del Abasto hablando en chino?!!! La señora mayor también notó que algo para normal estaba por ocurrir, así que se silenció y clavó los ojos en el comedido.

Con una soltura de políglota ganador, mi compatriota se dirigió al cajero y dijo textualmente – “la señora busca queso”. El chino contestó mas alegre que nunca _Pase, pase! Y el criollo, estiró una mano detrás de la caja y saco un sobre de queso. Ahhhh -dijo el chino, con cierto alivio que duró poco porque yo buscaba queso fresco ¡… No encontré el sinónimo pero observé que la Sra. me miraba con atención y dirigiéndome a ella, mientras hacia la seña de cortar, repetí.- pala “col-tal” (igual que el criollo me sentía manejando el chino como nacida en Pekín)

Los Huevos de los Chinos Cristina Wargon

La señora se levantó en el acto y me llevó a la góndola de los quesos. Las dos nos hacíamos saludos cada vez más orientales. Sentía que los ojos se me rasgaban y el pelo se me ponía lacio. Pero aun me quedaba un desafío: los huevos. Lo pronuncié cuidadosamente en “chino-abasto” sin resultados, la señora me miraba atenta. Hasta que me paré en el pasillo de la góndola, batí los brazos, grité cococococo… y ambas salimos disparadas hacia los huevos.

Las dos arribamos a la caja triunfantes, casi diría que imbuidas en una suerte de superioridad de género. No sé cómo pero mostrándome el reloj me hizo saber a qué hora llegaba el que hablaba español.

De esta pequeña postal del barrio sólo se pueden sacar dos conclusiones: que en chino huevo se dice cocococo y la otra, que corresponde al el plano político, se las dejo a ustedes

 



Sitios amigos

casa roller// iching el pozo de agua// nei-tan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *