Humoristas Argentinas Mujeres

Impactos: 2

Carta Abierta a Romina Manguel:

El Sagrado Derecho de Andar con un Pendejo

Con Romina quizás nos une un desvaído saludo en el pasillo de algún canal y no registro haber cruzado una sola palabra, “Ni odio ni pasión de amor” dijera Borges .Leo, salteadamente las noticias de la farándula porteña. Supe que andaba con alguien mas joven, sonreí en silencio y hoy leo que se ha enojado porque alguien dijo en la cloaca del Twitter “Que linda estás, te vino bien el pibe”. En el acto las voces de los tiempos que corren, saltaron a indignarse por la discriminación, la censura y el machismo que contienen esa frase, remarcando que a los colegas varones se los menciona por sus actividades públicas y no por su vida privada.
Pongamos orden en los argumentos, dejemos atrás a los colegas varones, porque, si a ellos no se les nota mas lindos cuando inauguran un amor ¡que se jodan! El amor que se estrena debe ponerte lindo, un poco mas radiante que un proyecto de trabajo que se inicia y nos gusta, quizás porque el amor nos toma todo el cuerpo y un trabajo, en general, solo la cabeza.

Humoristas Argentinas Mujeres

Siempre defiendo el derecho de que cada cual ande con quien tenga ganas, esto incluye sexo, edades y hasta jirafas, siempre y cuando todos sean mayores de edad y estén de acuerdo. Pero, muy en particular creo que una mujer mayor es lógico y necesario que se embarque con un “ pibe”. Debería ser de prescripción obligatoria para toda mujer que además , sea mayor.
Toda aquella mujer que haya pasado por este difícil transito de envejecer, sabe que lo mas doloroso no es el derrumbe de la estantería, o los dolores múltiples de esta cansada estructura que nos sostiene, lo preocupante es que, con la lozanía se van las ganas.
Quizás mezcla de un mayor escepticismo y una menor cantidad de hormonas o el simple hecho de haber ganado en cordura pero hay un momento, de frontera indecisa, donde se dice “ya no estoy para estos trotes” (o galopes para ponerme mas explicita) y se descubre que en algún espinillo quedo enredado nuestro ultimo pedacito de entusiasmo por el otro el sexo.

El “Pibe”

Mucho contribuye a esto el mal estado en que llegan los muchachos de nuestra edad y la presión social que ya nos arrinconó con el rotulo de abuela, persona mayor, o para usar el termino pandémico “sector vulnerable”. (Esto ultimo, por supuesto, motivo de otra nota, porque en esta todo no cabe).
Lo cierto que ahí quedamos plantadas en la vida creyendo que amorosamente, ya fuimos, hartas de nuestros congéneres que vienen con trastornos de próstata y un mayor escepticismo que una aunque se defiendan con viagra o se refugien en la depresión.
Pero a veces, cuando una no ha puesto doble llave a su cabeza, cruza por el mismo camino, el “pibe” entonces ocurre el milagro. Doy por sentado que los años nos han vuelto mas pacientes, mas comprensivas y mas sabias, que ya no esperamos-demandamos del otro, esa infinidad de cosa que exigíamos a la hora de la atropellada juventud.

La felicidad es siempre una forma de belleza

Pero ya no más. La edad nos ha puesto en el lugar más justo: no demandar, seguir luchando con calma y agradecer el devenir del día a día… parece mucho pero no suficiente .Dejamos por el camino esa parte de nuestra vida mezcla de entusiasmo y ganas que solo puede devolver un “pibe”. La alegría de escuchar esa voz, el contacto con esa piel y ese acordarse que también por eso, entre otras muchas cosas, se es mujer y “es infinita esa inmensa riqueza abandonada”.
Entonces Romina ¿a qué enojarse si nos dicen que estamos mas lindas? La felicidad es siempre una forma de belleza …solo hay que tener coraje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *