Taller de Humor Creativo OnLine Cristina Wargon

Impactos: 64

NO HAY MAS LOCALIDADES

Taller de Humor Creativo OnLine Cristina Wargon

Taller de Humor Creativo OnLine Cristina Wargon

Debo un largo relato para explicar cómo yo llegue a este punto, donde la pandemia es solo un telón de fondo. Hora de creer en el destino, los horóscopos el  I Ching y la Difunta Correa. Mi vida está tomando un giro de 180 grados y soy una persona que  marea con  solo mover la cabeza. Lo único cierto que puedo contar ahora es que, contra viento y marea, pandemia y bastardos ataques de hipocondría, lo único que sostuve con ambas manos y todo el corazón, fue el Taller de Humor.

El  Taller que comenzó  presencial en Buenos Aires, allá por ese entonces cuando todos nos creíamos eternos, se interrumpió por la pandemia y siguió por zoom…

Finalmente en septiembre lo  di por terminado y abrí la inscripción para el segundo Taller. Teniendo en cuanta el modo en que la vida decide sus planes sin consultarme, me preparé para lo peor. Le hice escasa publicidad y me encomendé a los vientos que me ya me resultan más firmes que cualquier proyecto. Pues bien, los vientos soplaron a favor y de la noche a la mañana me encontré con el cupo lleno y rechazando alumnos.  Pese a que lo hice solo por orden de llegada sin ningún examen previo se formó un grupo formidable.

Taller de Humor Creativo OnLine Cristina Wargon

Por supuesto pasamos el momento de integración entre “los viejos” que no se resignaban a dejar el Taller y los nuevos que recién ingresaban. Por supuesto que tuvimos el mismo trabajo que en el anterior. Para muchos de mis alumnos  el único contacto con la tecnología era manejar (pobremente) el celular… pero por este lado “hay equipo” y allí corrió Mónica a enseñarles que el zoom no muerde y a develar  todos sus secretos. Como muchas de “las nuevas” son ignorantes tecnológicas pero talentosas… ¡Lo lograron! Y como además son corajudas,  todas en la primera clase, quisieron actuar.

Nunca ofrezco clases de teatro porque  hay mucha gente más capacitada que lo está haciendo muy bien. No importa cuánto teatro haya estudiado o escrito, lo mío siempre pasa por la teoría, a lo sumo el guión. Se los expliqué a con claridad, pero insistieron… y si ellos tenían confianza en mi saber  ¿quién era yo para desconocer y rechazar esa confianza? Allí estaba Liz para dar una mano y finalmente me largué junto con ellos.

El resultado es el glorioso encuentro de cada viernes, el verlos crecer y crecer junto a ellos, Básicamente reír, y encontrar  en esas horas que hay un lugar en el mundo al que todos pertenecemos: el humor que tanto alivia y a veces sana.

Este taller termina en diciembre pero hasta entonces puse el cartel  que siempre anhela la gente de teatro: señores y señoras NO HAY MAS LOCALIDADES.

 



Humor Cordobés Cristina Wargon

Sitios amigos

casa roller// iching el pozo de agua// nei-tan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *