Talleres de Humor Creativo en Córdoba Cristina Wargon

Impactos: 21

El Largo Adiós

Talleres de Humor Creativo en Córdoba Cristina Wargon

Talleres de Humor Creativo en Córdoba Cristina Wargon

Coquito de mi corazón, nos acercamos  a otro aniversario de tu largo, largo adiós y, cuando la familia se ponga de acuerdo, lo que puede llevar algunos años, te daremos sepultura. Según yo, debajo de algún hermoso árbol en Mendiolaza, para que te llenes de hojas y flores en primavera, y yo pueda abrigarte con un saquito cuando llegue en invierno. Debo contarte que tus cenizas no tuvieron descanso desde el momento mismo de tu  huida,

Todo comenzó cuando Gaby debía retirarlas  por la casa fúnebre que quedaba por el fin del mundo a la derecha. Aun en esa bruma en que estaba atiné a decirle que en Buenos Aires, no se puede ir  a buscar nada, ni siquiera algo tan quieto como un muerto, sin hablar antes. A Gaby la pudo su sangre cordobesa y con su voz de mando me dijo ¡nos vamos igual!. No me defendí ni le dije que muy probablemente perdiéramos nuestro ómnibus para Córdoba, sencillamente me abrigue y nos largamos las dos al penumbroso Buenos Aires y por supuesto, la casa fúnebre estaba cerrada. Volvimos en silencio, Pero ella .que mantenía la energía, hizo los tramites telefónicos y llegaste a casa en un taxi, como un delivery de pizza. Te cargamos en un bolso con la vaga idea de que al juntarse toda la familia para las Fiestas, haríamos algo.

Ave Fénix Cordubae

Llegaron las Fiestas y con ellas todos los hijos a Mendiolaza. En el mismo momento que llegaron se emborracharon, se tiraron a la pileta, se charlaron la vida y la muerte, con un brío tal que me parecía imprudente y hasta perverso, cortar es ritual del encuentro  amoroso, con un trámite tan terrible como tus cenizas

Se fueron las Fiestas, se fueron todos, yo quede anclada en la bruma y el silencio y vos en tu cajita. Creí además que no me importaba nada, que ya no estabas, si yo misma te vi irte pese a mi suplica de que te quedaras un ratito más.

Debo aclararte que fueron cenizas muy disputadas. Te querían en Mendiolaza, en Unquillo, donde habías sido joven, en Rio donde habíamos sido tan felices, y yo, hasta consideraba el Pertutti donde, durante tantos años tomábamos un cafecito cómplice y donde los mozos (te cuento) te lloraron como chicos.

Talleres de Humor Creativo en Córdoba Cristina Wargon

Decidieron, con mi consentimiento apático, que finalmente Jorge Y Carolina, te dejaran en el mar de Copacabana, Corina aportó dos velas blancas y yo sólo mi silencio en blanco. Cuando el avión ya había partido de pronto me senté en la cama a medianoche y me largué a llorar a los gritos ! ¡¡¡Cómo te ibas a ir si yo no estaba!!! ¡¡¡Tenía que viajar ya!!! Le hable a Gaby para que me acompañara, y le mandé un whatsapp a mí con un “alto ahí, no hagan nada con Coquito que ya llego”. Mi hijo serenamente contesto ” te lo llevo de vuelta”. Y así fue, tomaste aviones pasaste aduanas, estuviste tan cerquita del mar.

Y ahora, estamos esperando las Fiestas y yo que alguien se mantenga sobrio para terminar el rito. Igual te aclaro que ha quedado poco de lo poquito que había porque durante este tiempo, viaje tras viaje, te he traído de a puñaditos para poner en mis plantas que con tu ayuda celebran inmensas la primavera. No sé dónde finalmente irá lo que queda de vos sólo sé que hay un lugar donde te quedarás por siempre. No importa el tiempo que pase, no importa siquiera en que  brazos estés, estás conmigo.

 



Humor Cordobés Cristina Wargon

Sitios amigos

casa roller// iching el pozo de agua// nei-tan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *