Cristina Wargon y la Bella Formosa

Impactos: 42

Pidiendo Perdón de Rodillas a Galo Trinidad

Cristina Wargon y la Bella Formosa

Cristina Wargon y la Bella Formosa

A mi colega Galo Trinidad de Formosa y, ya que estoy, a la provincia entera y centrando más la mira a ese grupo de formoseños desconcertados que fueron,  junto con Galo testigos del peor papelón de mi vida.

La historia comenzó con

Feria del libro en Formosa

Lo primero que una juzga cuando llega una invitación para una  Feria del Libro, es la forma que nos contactan En este caso Walter Tapponier, con su voz calma y su manera de pronunciar las ll fue una buena carta de presentación para algo tan desconocido como me era esa provincia y ese evento

Qué era Formosa

Lo único que me constaba de Formosa, es que era la única provincia Argentina que desconocía y quedaba lejos. Lo demás eran rumores, que era muy pobre, quizás muy fea, que en el verano “nunca se terminaba de tomar la sopa”. Pocas cosas me interesan más que lo que no conozco, así que  aun un menisco quebrado, arme mi valijita y partí con entusiasmo para encontrarme con una ciudad a la que descubrí maravillosa. La presencia brutal del Pilcomayo , la costanera amplia y los jacarandáes   encendidos. La gente con esa amabilidad que solo  guardan las provincias y un empeño conmovedor y eficaz puesto en la Feria del libro.

Conocí todo lo que me lo permitió mi pierna. Acumulé datos, chismes, artesanías y muchos libros. Vi que la Feria era una evento popular al que se lanzaban las familias, no sé si ávidas de cultura pero al menos de un día de sol con música y eventos sobre el rio. Por supuesto me hice de dos amigas: Celia Sander  y  la pequeña Victoria Baram Insfran me hicieron una  preciosa nota en el diario local. Y todo hubiese terminado con este recuerdo lleno de sol  de no ser por…mí.

Cristina Wargon y la Bella Formosa

Cristina Wargon y la Bella Formosa

¡Tierra tragame! Cristina Wargon y la Bella Formosa

Debía entrar a dar mi charla a las cinco de la tarde en un inmenso recinto reacondicionado para el evento. Los espectadores: un grupo de ciudadanos y ciudadanas,  sentados en grupos pequeños, más porque la entrada era gratis  que interesados por mi presencia…Comían y tomaban  gaseosas con alegría distraída y respetuosa. Aquí entra en escena Galo Trinidad, impecable locutor que con voz importante y redonda me anuncia  con  entusiasmo y enjundia. Desmenuza todo  mi curriculum, libros teatro etcétera, cosa que no termina de cautivar a la audiencia siempre concentrada en su choripán. Terminada la presentación, yo que estaba  parada sobre el piso debía subir y atravesar un largo escenario hasta el micrófono.

Y allí comenzar mi charla. Supuse que  era temerario intentar competir con un choripán con Coca pero nunca he tenido la debilidad por las aclamaciones multitudinarias así que respiré hondo, subí dos escalones con brío  y exactamente  en el borde del tercero tropecé, me fui de cabeza y entre al escenario patinando sobre mi  panza. Los espectadores quedaron inmóviles con su boca abierta llena de choripán… no alcanzaba a ver a Galo pero me dio un ataque de risa imparable… esa mezcla de solemnidad con gorda entrando de panza a su disertación me eran irresistible. Cuando me pude levantar, todos terminaron de comer, se murieron de risa y fue una de las charlas más deliciosas de mi vida.

Igual quedé tan avergonzada que nunca escribí la nota para agradecer tanta amabilidad.

Y se va el segundo papelón

Llego la pandemia y se hizo el gran silencio hasta que la semana pasada me habla Galo Trinidad que conduce un programa por la mañana. Me invitaba para charlar de mis libros y mis actividades en general. Evocamos entre risas esa fatídica tarde del panzazo y me comprometí a salir a la ocho de la mañana. El hizo una maravillosa difusión y… yo me quedé dormida. No sé si estas disculpas  sirven, ni siquiera sé si merezco ser disculpada.

Pero sugiero que me perdonen porque pienso  volver, todavía Formosa es un misterio luminoso. Como diría el poeta” La mucha luz alaba tu inocencia”. Porque quiero ver de qué se trata la escuela de arpa, única en el mundo, qué pasa con las artesanías y como están mis casi amigos… les llevare de regalo colaciones cordobesas y si no me perdonan, mis libros regalos.

Galo Trinidad: Perdón, perdón, perdón.

Abrazo grande

 



Cristina Wargon y la Cama

Sitios amigos

casa roller// iching el pozo de agua// nei-tan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *