La Miserable Historia de un Pitito

Visitas: 81

——————————

¿Y qué tiene de malo?

——————————

La Miserable Historia de un Pitito Humor a la Wargon

La Miserable Historia de un Pitito

——————————

LA MISERABLE HISTORIA DE UN PITITO

Por Cristina Wargon

 

Se había decidido que la revista salía. Era solo una idea que tenía mi nombre, pero era una idea que me volvía loca, pero no de alegría, loca de loca, no más. En esos casos me pongo sufriente (la peor parte de mi parte judía en su salsa) e iracunda (que no sé a quién atribuirlo, porque mi otra mitad es francesa). Y ahora debo reconocer una bajeza: Cuando estoy en ese estado de ánimo me pongo muy mal hablada, puteadora, arbitraria, un asco de persona en suma. Estábamos trabadísimos en el tema de la tapa, perdidos, vacilantes, contradictorios y ninguna luz aparecía en las charlas; lo único que estaba claro es que todo estaba oscuro. En ese momento mi amable compañero me preguntó -¿Pero qué querés? Estaba tan chiflada que me pareció que el subtexto decía ¡Gata Flora! Se me volaron los patos y grité ¿No se nota? ¡Una poronga quiero! Si a mí me contestan así, golpeo con la más contundente que tenga a mano. Pero él, con su costado más franciscano respondió –Ya te la busco. Se sumergió en Internet y emergió con Penny. Aunque todavía sin bautizar, era sólo un adorable pitito rosado con grandes ojos azules y una boquita pintada de rojo. Me enamoré en el acto. -¡La quiero de tapa!

Pero hasta yo podía darme cuenta que quizás podía ser más inapropiada que cualquier amor a primera vista. Los muchos años no me han curado de ese vicio pero me han dado a cambio el don de consultar, cosa que las hormonas que llaman amor siempre me lo habían impedido. Hice una lista de mujeres inteligentes y amigables y marché con Penny a pedir una opinión ¿Cómo la veían como tapa? La primera tuvo un hipo y me preguntó con voz gélida -¿Qué tiene que ver esto con tu obra? ¿Imaginás a alguien que te conozca tratando de encontrarte detrás de eso? ¡Yo personalmente no abriría jamás algo ilustrado así!

Penny y yo nos retiramos avergonzadas. Cuando pido una opinión jamás discuto. Pero pienso. Consolé a Penny diciendo -No sos asquerosa para nada, esta chica seguro debe tener algún problema, ahora vamos a ver otra amiga que es muy piola. Es sicoanalista.

Cuando nos encontramos y le mostré a Penny vi la misma mirada de repudio y avanzó un poco más -¿En qué te sentís identificada? Yo me había recuperado un poco y estaba dispuesta defender, no sé si la tapa o mi condición sexual. A riesgo de parecer una meretriz de Babilonia, arriesgué: -Me parece un pichoncito de un ave que siempre me ha gustado. Un pitito hijo de un pito y me he llevado bien con ellos toda la vida. Los veo como un espectáculo tan hermoso como la panza de una embarazada. Sólo que con una panza, salvo acariciarla y preguntar de que sexo es, no sabría que más hacer. Ahora que lo pienso, para un pito es casi igual y sabría qué hacer. Mi amiga me convenció de yo no era normal y me retiré pensando lo mismo de ella. Sigo opinando igual. Lo cierto es que Penny no fue tapa pero ya es una de las nuestras. Tiene un nombre, un lugar de nacimiento y un trabajo digno en la redacción.

Y sobre todo está segura que por aquí no nos simpatizan las tijeras.

——————————-

REVISTA A LA GORRA

Gorra de 1000  –   Gorra de 2000  –  Gorra de 3000

Por si querés más o  bien si podés menos:  Para cualquier billetera virtual o transferencia, el alias es:

cristinawargon

(Cualquier cosa, consultá a un sobrino)

Para Transferencias

CBU: 0110001330000104543129

——————————-

VOLVER AL ÍNDICE

——————————-



 

Sitios amigos



Un comentario

  1. Zaproxy dolore alias impedit expedita quisquam.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *