Facetas

Visitas: 102

——————————-

Al mal tiempo buena cara

——————————-

FACETAS

Por Liz Marino

——————————-

Facetas Humor a la Wargon

Facetas

——————————-

 

Últimamente mi marido anda con mala cara, que el laburo, que la inflación, que la política, que su socio…  Así que me cansé y le dije: si querés que sigamos casados, cambiá la cara.  Aceptó y conseguimos un carólogo, muy piola, nos explicó que para comenzar se elige modelo y nos recomendó una carateca muy surtida por Balvanera.

Fuimos nomás, la carateca nos cayó mal, no hace falta tanto golpe para recibir a la gente, todavía tengo un moretón. Reconozco que tienen bien organizada la mercadería y hay mucho para elegir, tres pisos de exhibidores,  pero  ¡qué caras las caras!  Ahí entendí por qué la gente anda por la calle con cara de culo, y hay tanto cara rota aquí y allá.

No podemos gastar eso así que seguimos averiguando y encontramos un Outlet.  Me adaptaré -pensé-, tampoco necesito un Brad Pitt en casa, después hay que atenderlo todo el día mientras se pasea en bata mirándose en los vidrios. Ni loca.

En el Outlet no había gran cosa, en promo muchas caras duras pero eso no queremos, somos gente seria nosotros.

Y en la sección “saldos” había cada cara que te la regalo…  aunque encima no te la regalan, igualmente nosotros ni regalado queremos algo así, ya sé que a caballo regalado no se le miran los dientes pero justamente, esas caras ni siquiera tienen  dientes que uno no tenga que mirar y ojalá fueran de caballos, pero no, parece que de caballos no trabajan.    

Le dije a mi marido: vayámonos, acá una no gana para sustos… Aparte sinceramente yo no conozco que a nadie le paguen por sustos, y si hay alguien seguro no le estén pagando bien porque los sueldos están por el piso, incluso en un sector del local nos tropezamos con el sueldo de la carateca, con razón es tan agresiva. 

Estábamos saliendo cuando en un rincón de “95% OFF” encontré una cara bellísima ¡me enamoré!, le dije al vendedor ¿cómo va a estar en oferta con esos ojos, esa piel y ese bronceado?, pero parece que eso no era una cara sino un careta y para funcionar necesita accesorios: una 4×4 importada, un Rolex, ropa italiana de marca, un iPhone, y todo se vende aparte, termina siendo carísimo!. 

Nos fuimos sin nada.  

Decepcionados, lo invité a un Havanna y cafecito mediante le expliqué a mi marido que lo más barato sería usar lo que hay -su cara- pero que habría que coucheársela, un reseteado facial. 

Con tal de ahorrar mi marido acepta lo que venga, así que para arrancar lo anoté en “Entrenamiento del Ser” con un coach motivador centroamericano -dos horas on line todos los días-, también en un curso de salsa y merengue tres veces por semana y le regalé diez sesiones de yoga facial con la japonesa de acá a la vuelta, una buena promo que incluye una limpieza de tintorería que me viene bárbara porque este tapado que tengo está impresentable, ya no lo presento a nadie y encima ni siquiera sabe saludar.

Aunque mi marido encaró para el carajo semejante tratamiento, de a poco se fue entusiasmando…  Justamente ahora lo estoy yendo a buscar a la clase de salsa, se copó tanto con la onda Carmen Miranda que empezó a vestirse como ella y el otro día al salir de clase se topó con unos vagos que por poco le rompen la cara.  Eso hubiera sido bien jodido… ¡era volver a cero! 

Entonces por un tiempo le estoy haciendo de combi, y cuando sube al auto le pido que se cambie porque tampoco me gusta que entre a nuestro  edificio con las frutas en la cabeza, nosotros somos del Consejo de Copropietarios.

Le pongo onda y paciencia, todo sea por verlo sonreir a la mañana. Y realmente ha cambiado mucho la cara, está hecho un caramelo.

——————————-

REVISTA A LA GORRA

Gorra de 1000  –   Gorra de 2000  –  Gorra de 3000

Por si querés más o  bien si podés menos:  Para cualquier billetera virtual o transferencia, el alias es:

cristinawargon

(Cualquier cosa, consultá a un sobrino)

Para Transferencias

CBU: 0110001330000104543129

——————————-

VOLVER AL ÍNDICE

——————————-



 

Sitios amigos



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *