Crónicas de Mendiolaza III

Visitas: 261

——————————-

Un hombre alado extraña la tierra

——————————-

CRONICAS DE MENDIOLAZA III

——————————-

Crónicas de Mendiolaza III Cristina Wargon

Crónicas de Mendiolaza III

——————————-

 

PANICO EN EL AIRE

Esta historia pareciera que no tiene ver con Mendiolaza aunque parta de aquí y aquí regrese y tenga a este valle como protagonismo quieto. Quiero hablar de cosas del corazón o al menos de pareja, que no siempre tiene que ver con él. Resumo: hace varios años comencé una relación que con ayuda de la pandemia se transformó en algo muy parecido a eso: una relación. Inusual por mi parte que con dos matrimonios a mis espaldas y los muchos años que cargo, sólo quería disfrutar de una vejez tranquila, cerca de mis hijos y en Córdoba. Inusual también por el caballero en cuestión a quien la palabra caballero, le cae como nombrar colibrí a un dinosaurio. Es algo así como un aparato inmenso, peludo, siempre en ojotas y short, verano e invierno, un poco autista, y de gran corazón. Es además un lector intenso y anárquico y un creador interesante y espontáneo. Es básicamente el diagramador indispensable de nuestra revista. La redacción lo aceptó de buena gana hasta que llegó el momento de viajar al San Martin en Buenos Aires. Eso movilizó a la parte femenina de la redacción Se abroquelaron bajo el lema: en short y ojotas no va a entrar al teatro San Martin. Fue una batalla breve y sangrienta y se peleó pilcha por pilcha. Las fuerzas de la civilización lograron reemplazar el short por un pantalón largo, la remera por una camisa y las ojotas por un par de zapatos. Por supuesto el Vikingo hizo trampa. Pero igual ese confuso atado de ropa logró entrar al San Martin, muchas gracias.

Lo que nunca se me había ocurrido preguntar era como se llevaba con los aviones. ¡Tampoco sospechaba que la vida me iba a poner en el insólito brete de tener que tener encarar una ida y vuelta a Buenos Aires en avión y que el sujeto en cuestión fuera fóbico y desatara ataques de pánico sin el menor pudor! Justo conmigo, que para volar tengo los nervios de un queso cuartirolo. Quizás, porque dejo en tierra cualquier clase de empatía. Lo cierto es nos sentaron por separado. A mí en la fila dos, al lado de un gordito y a él en un asiento muy posterior. En un primer momento, como no me había dado cuenta de yo había amorosamente iniciado negociaciones con el gordito para convencerlo que aceptara canjear su asiento y permitido que mi compañero se sentara a mi lado. Cuando el gordito accedió yo me di vuelta para señalarle al señor con quien tenía que canjear y lo vi. Se balanceaba en su asiento cual RainMan. Gritaba, lloraba y se babeaba. ¡Su muerte parecía inminente! Oh de esos amores tardíos, tan aplacados y trabajosos, ¡¡¡tan carentes de la adrenalina y hormonas que antes guiaban mi vida… recordé que una década atrás yo hubiese saltado de mi asiento volado por el pasillo atropellando todo para correr en su auxilio!!! Con vergüenza me quedé quieta, miré para otro lado y pensé: las azafatas sabrán hacerlo mejor, dulcemente me quedé dormida hasta aterrizar.

Después vino Buenos Aires, tan bella y tan breve como toda felicidad intensa pero como las vacaciones o la vida misma, uno sabe que va a terminar… mal. Aun nos quedaba volver

Ruego se me excuse de este relato que me humilla. Sólo alcance ver que hacia atrás del avión, el sujeto había perdido la chaveta y junto con ella los pantalones, gracias a Dios conservaba el short, todo lo demás era un gimotear que abundaba en lágrimas y mocos. Me pareció ver que su compañero intentaba lanzarse por la ventanilla. Invocando a Judas Iscariote le di la espalda y al bajar le retiré la palabra por cuatro días. No le importó, se la pasó en cama tiritando.

Me gustaría que esta crónica lleve una moraleja para las futuras generaciones: cuando comiencen una relación, antes de preguntar de que signo sos, indaguen sobre sus fobias. Después de todo, las diferencias entre los signos son dudosas, pero un ataque de pánico es inocultable. Soy una basura.

——————————-

REVISTA A LA GORRA

Gorra de 1000 Gorra de 2000 Gorra de 3000

Para otros montos:

El alias de Mercado Pago es:

cristinawargon

El CBU Banco Nación es:

0110001330000104543129

——————————-

VOLVER AL ÍNDICE

——————————-



 

Sitios amigos



 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *