Esas Miradas

Visitas: 148

——————————-

Cuidado con el mal de ojo

——————————-

ESAS MIRADAS

Por Claudia Constanzi

——————————-

Esas Miradas Humor a la Wargon

Esas Miradas

——————————-

La mirada de cierta gente, esa mirada que te recorre de los pies a la cabeza, esa mirada molesta, huidiza, esa mirada y el cogoteo que la acompaña, esa mirada pérfida o desaprobatoria o envidiosa. Miradas jodidas. ¿Qué mirás?, pero una se calla y se aguanta esas miradas de mierda.

Lo conocí por razones de trabajo. Hubo química a primer olfato, nuestras feromonas se atrajeron, nuestras miradas se abotonaron. Él era lindo, divertido, bueno, enérgico y simpático; yo veinte años mayor, aunque me sentía joven.

La gente me miraba por aquellos años; yo cuidaba mi apariencia con esmero y más desde mi divorcio; minifaldas, jeans, remeras ajustadas, tacos muy altos, transparencias, maquillaje. Me percibía sexi y atractiva. Creo que sobrevaloraba mi imagen como aquel gato de la foto que se mira al espejo y ve un león.

A la semana de conocernos ya estábamos en la cama, cogiendo con cierta desesperación difícil de interpretar. Mi inconsciente sabía que quemaba los últimos cartuchos.

Los días eran una aventura, desayunábamos juntos de lunes a viernes, a veces almorzábamos y los fines de semana salíamos a cenar, a bailar, a emborracharnos, a fumar.

A él le gustaba la joda, era capaz de pasearme por cuatro boliches bailables y tres bares en una noche para terminar en algún hotel o en mi casa, enredados en las sábanas.

Recurrí a bebidas energizantes, a litros de café, a aspirinas, a complejos vitamínicos y a porros para seguirle el ritmo. A veces me llamaba un viernes tipo dos de la madrugada: “en un par de horas te busco”, y yo enloquecía, me duchaba, depilaba, maquillaba y colgaba de sus brazos fuertes sabiendo que iba a revolearme de aquí para allá y viceversa.

Traté de negarlo, pero el cansancio se fue apoderando de mí; aún soy joven, me mentía; yo puedo, me mentía. Debo seguir porque estoy caliente, me decía, y eso era verdad.

La gente nos miraba, a él por bonito, a mí por curiosidad y al conjunto de nosotros por maliciosos.

Aquel mediodía trágico él me invitó a almorzar. Me había embutido dentro de unos jeans nuevos, planchado el pelo y autobronceado con un spray genial.

Recorrimos una corta distancia en su auto hasta estacionar. Te voy a llevar a comer sushi, me dijo, perfecto, sonreí. Caminamos uno al lado del otro, entramos al restaurante y ocupamos una mesa en el centro del salón. Entre las miradas de las personas que nos miraban descubrí una familiar, era la mirada de una vieja conocida que al verme dejó de masticar y quedó con la boca semiabierta. Como no podía ser de otra manera, la mujer dejó su silla y se llegó a saludarme, a mirarme de cerca en realidad. Tras largar un “hola tanto tiempo” giró su rostro de aguilucho hacia mi partenaire como esperando ser presentada, pero, adelantándose, chilló: “No me digas nada, este es tu hijo, ¡qué grande y lindo está el mocoso!”

El día se oscureció eclipsado por la humillación; mi panza se desbordó sobre la cintura del jean, el autobronceado de mi cara comenzó a chorrear por el sudor y mis ojeras se azularon. Hubiese deseado desaparecer o asesinar a la bruja o estar en medio de una pesadilla o que mi amor tuviera más edad o no haberlo conocido jamás.

En honor a la verdad, el muchacho se hizo el sordo pero mi cuerpo no soportó el embate, a tal punto que a los dos meses ya era una señora menopaúsica sin libido y sin ganas de salir de parranda; a tal punto que mis feromonas desaparecieron y se desvaneció aquella atracción a primer olfato. Hoy, la huerta y los zapallos pasaron a ser mi distracción favorita.

——————————-

VER REVISTA COMPLETA

——————————-

REVISTA A LA GORRA

Gorra de 1500 Gorra de 2500 Gorra de 5000 Gorra a la carta

Para otros montos, el alias de Mercado Pago es:

cristinawargon

El CBU Banco Nación es:

0110001330000104543129

——————————-



 

Sitios amigos



Un comentario

  1. Zaproxy dolore alias impedit expedita quisquam.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *