Minga Seguros S.A.

Visitas: 166

——————————-

Asegurar lo que uno quiere no tiene precio. Aunque no es barato

——————————-

MINGA SEGUROS S.A.

Por Liz Marino

——————————-

Minga Seguros S.A. Humor a la Wargon

Minga Seguros S.A.

——————————-

 

En el espacio publicitario de esta Revista, y en tiempos tan aciagos como los que transcurrimos, me honra presentarles a una compañía de seguros diferente, única en el mercado: MINGA SEGUROS S.A.    

Usted ya conoce los seguros de siempre: contra incendio, contra robo, contra terceros, contra granizo, del hogar, de vida, de accidentes… ¡Nada de eso!  

En MINGA SEGUROS protegemos aquello que usted más valora, eso que siempre fue su orgullo, su amor, su ilusión y, por qué no, su obsesión.    

MINGA SEGUROS lo entiende. Usted pide su deseo y MINGA se lo asegura.

Y como para muestra de nuestra seriedad basta un botón, les traigo un par de casos de nuestros asegurados.  

Roberto era un padre de familia hecho y derecho, varón estricto y hombre de bien.

Su mujer le había dado ya cinco bellas hijas cuando la vida los bendijo finalmente con un varón.  Pese a su inicial alegría, al nacer su niño Roberto empezó a sufrir una enorme ansiedad y un comprensible desasosiego. Comenzó a temer que -criado entre tantas mujeres- su pequeño hijito le saliera puto.  Su temor le quitó el sueño y su salud empezó a deteriorarse. Cada vez que sus hermanas mayores enseñaban al pequeño un nuevo paso de baile o le pintaban la cara para disfrazarlo, Roberto sufría.  Atormentado, sentía que la futura virilidad de ese único hijo macho no tenía precio.

Entonces fue a MINGA SEGUROS, donde le dijeron: “TODO tiene precio. Nuestras pólizas de seguros cubren aquello que usted más teme.”  

Roberto, decidido, pagó la prima y hoy vive tranquilo. Su hombrecito ya tiene 7 años y crece bien: juega al fútbol, putea al referí y ya le dio dos piñas a un compañerito de escuela. Pero si el destino no ayudara y al cumplir 20 años su criaturita se hiciera una escapada a Ipanema con su nuevo amigo de 38, y Roberto los descubriera sin querer en Instagram, en zunga y a los besos … ¿Qué decirle?… Que pasado su preocupante pico de presión ¡Roberto tendrá el consuelo que da una buena indemnización!

Otro caso es el de Úrsula, una exitosa médica, hoy de 52 años.

Desde pequeña, Úrsula fue una febril defensora de los derechos de la mujer, una activista incansable, vehemente luchadora contra el oprobioso sometimiento por parte del hombre.

Comenzó repartiendo pastillas anticonceptivas a sus compañeritas de Salita de 5, las  que robaba a su tía Lore, de quien se decía era bien puta.  Aunque expulsaron a la pequeña Ursulita de ocho jardines de infantes sin miramientos, eso no la detuvo.

En su adolescencia Úrsula refinó sus métodos de destrucción del macho: se inició en la magia negra, ejercitándose con muñequitos vudú de Jorge Corona y Gerardo Sofovich, practicó meses clavándole alfileres en los ojos y sobre todo, en los huevos.

Ya en la facultad de medicina, Úrsula presentó un proyecto revolucionario: un método anticonceptivo tan seguro como la ligadura de trompas femenina pero sólo a cargo del hombre:  el S.U.E.H, “Sistema Único de Entretejido de Huevos”, ultraeficaz y de bajísimo costo, ya que se efectúa con agujas de crochet esterilizadas. Si bien su propuesta fue rechazada por la Universidad  -ya sabemos lo que cuesta oponerse al reinado del macho- su proyecto posicionó a Úrsula como Líder del Activismo Feminista Estudiantil, conviertiéndola en un verdadero estandarte de la causa.

Úrsula, orgullosa, vino a MINGA SEGUROS y contrató una póliza para asegurar su feminismo. Contaba entonces con 23 años.

Pasó el tiempo y Úrsula fue un ejemplo de coherencia, vivió tal como predicaba.

Pero en la mañana de su cumpleaños número 50, nuestra Úrsula tuvo una suerte de “epifanía”.

De pronto se dio cuenta de que no sólo trabajaba diez horas más que su marido, sino que además se levantaba tres horas antes para hacerse la planchita y tomar las dos clases de gym localizada. Su marido lucía flor de panza pero a Úrsula la panza que le molestaba era la suya propia.

También sospechó que encargarse ella sola de la plomería, electricidad, gas y mantenimiento del techo de su casa, si bien mostraba su “no dependencia del macho”, no la dejaba contenta.  Pasando Cetol al techo había visto a la inútil de la vecina sacándose selfies en el jardín, y había sentido envidia.   

Advirtió asimismo que aunque ella entrenaba y podía levantar el dispenser de agua Ivess de 20 litros  -y rehabilitó muy bien la vez que se le cayó en un pie-, si se encorvaba y ponía cara de boluda su marido le decía: “Dejame a mi”.  

Lo que antes la habría ofendido mortalmente ahora le sonaba a música.  

Entonces Úrsula recordó su inversión y sintió alivio: había perdido su feminismo y pulverizado su autoestima pero ¡al menos tenía un seguro!  

De inmediato fue a MINGA SEGUROS en busca de su merecida indemnización.

En el caso puntual, por aplicación de la cláusula 720 de la letra chica de la póliza, no le correspondía el pago en efectivo sino en servicios turísticos: MINGA SEGUROS le ofreció un pintoresco tour de 20 días por Oriente Medio, incluyendo dos drones de guía, casco y chaleco antibalas, ración diaria, visita a túnel y una selfie con el Ayatollah de su elección. Entusiasta, Úrsula corrió a contarle la novedad a su marido ¡tras tantos años trabajando en su consultorio por fin vería lo que es el mundo!  

Desgraciadamente su esposo -arguyendo retrógradas razones de seguridad- no la dejó  ir,  sugirió en cambio que opte por el voucher de Renovación Estética contemplado en el inciso b de la cláusula.  

Úrsula dudó, realmente no quería hacerse cambios estéticos pero lo pensó mejor. Ahora dependía ciento por ciento de su marido y prefería tenerlo contento.  

Así que encaró nomás, en pocos días Úrsula sumó 300 centímetros cúbicos a sus pechos, se hizo liposucción en piernas y cadera, retoque en nariz y pómulos y se inyectó labios siguiendo la foto de Angelina Jolie que eligió su marido. 

Es así, pensó Úrsula. Todo tiene precio. En MINGA SEGUROS tenían razón.  

 



——————————-

VER REVISTA COMPLETA

——————————-

REVISTA A LA GORRA

Gorra de 1500 Gorra de 2500 Gorra de 5000 Gorra a la carta

Para otros montos, el alias de Mercado Pago es:

cristinawargon

El CBU Banco Nación es:

0110001330000104543129

——————————-





Sitios amigos



Comentarios cerrados.