Sexo, Mentiras y Vacaciones

Visitas: 244

——————————-

Es que no me gustan las uvas, dijo el principito al zorro

——————————-

SEXO, MENTIRAS Y VACACIONES

Por Lidia Poggio

——————————-

Sexo, Mentiras y Vacaciones Humor a la Wargon

Sexo, Mentiras y Vacaciones

——————————-

 

Llego el verano y se plantea las clásicas preguntas: ¿Voy a veranear? ¿Dónde? ¿Cuánto cuesta. ¿Con quién? A todos estos interrogantes se le suma que camino con bastón, después de haber engullido varias pastillas y aspirado algún polvo mágico para evitar episodios bochornosos. Decidí hacer un ensayo de vacaciones en mi casa para evitar futuras desilusiones.

Tiré en el patio unos restos de arena que sobró de algún arreglo y esperé que se caliente al sol. Cuando traté de caminar sobre ella me quemé la planta de los pies, se levantó viento y la arena me entró en recónditos recovecos de mi opulenta anatomía y recordé cuanto odié toda mi vida la arena pegoteada en mis pudibundeces. Le pedí a una vecina que me tire agua con la manguera para emular las olas. Me cagué de frio y reviví el revolcón que me arrancó la malla hace ya varias décadas. Espantada decidí que la playa no era para mí.

Traté de caminar sobre unos cascotes que quedaron del fallido intento de reparar la vereda, imposible. Conclusión: las sierras descartadas. Reconozcamos que la arena caliente es una mierda y que caminar en el pedregullo no es erotizante.

Me queda la opción de anotarme en algún tour de jubilados, donde te llevan a una granja a comer asado, pasteles y ver animalitos como si una nunca hubiera visto una vaca o un caballo. El argumento de mis hijos para aceptar esta opción es que conversaría y haría amistades. En primer lugar, la carne no la puedo masticar porque se me cayeron los dientes y los pastelitos fritos me caen fatal. En segundo lugar, no tengo interés en conversar con desconocidas sobre novelas, tejido o recetas de cocina. Porque no veo novelas, no se cocinar ni tejer y tampoco me interesa. Ni tengo ganas de ver fotos de nietos de diversas edades y colores y verme obligada a decir ¡qué lindo! ¿qué edad tiene, cómo se llama? Animales en casa me sobran: perro, gato pato cucarachas mosquitos y lombrices.

Descartada la granja. Encontré algo interesante, hotel cinco estrellas en Aruba , pileta climatizada, spa, restaurante a la carta, un negro que te apantalla y algo más. Es sano aceptar que me gusta admirar los paisajes desde un vehículo con aire acondicionado, que los hoteles cinco estrellas son muy lindos los primeros dos días, después te das cuenta que todos te sonríen según la propina que das y que el rico postre que vimos el primer día sigue allí después de una semana, hasta que se termine o hasta que el moho sea evidente. Te percatás que la pileta del hotel esta calentita, no porque la climaticen, sino porque todos hacen pis y nunca la limpian.

Que en esos lugares comés feliz a reventar comida de dudosa antigüedad y después lloras un año los cinco kilos que aumentaste. Si voy con amigas tendría que acompañarlas a ver museos, ruinas y otras pelotudeces que nunca me interesaron y sacarme selfies con cara de felicidad para colgar en mi muro Además hay que ir en avión y no pienso pasar por esa tortura aunque al final del camino me espere un negro en pelotas. A eso sumémosle que mis ingresos me alcanzarían para pagar media hora de hotel y viajando a dedo.

Así que ya me decidí, me quedo en casa, en la pelopincho, camino un ratito en la arena, otro ratito en los cascotes y me tiro agotada en la cama mientras el chino del súper me alimenta y con un poco de suerte y un aporte para el día del dragón, me masajea la planta de los pies. Y tal vez algo más.

Tengo que aceptar y reconocer que no hay nada más placentero que quedarme en casa rascándome el ombligo, con un pato que me pellizque los pies y un perro que sacude las pulgas en mi regazo. Esta vieja no se baja de la vida ni de las vacaciones, esta vieja piensa disfrutar aquí y ahora de las ventajas de tener un bastón que le ayuda a decir que no a todo eso que nunca disfrutó demasiado.

No me pienso aburrir, tengo muchas cañerías rotas y pienso arreglarlas todas en este verano, esperando con mi mejor lencería a todos los morochos que usan jean de tiro corto, ofreciendo un paisaje digno de admirar. No los pienso dejar ir hasta que no quede cañería sin destapar.

 



——————————-

VER REVISTA COMPLETA

——————————-

REVISTA A LA GORRA

Gorra de 1500 Gorra de 2500 Gorra de 5000 Gorra a la carta

Para otros montos, el alias de Mercado Pago es:

cristinawargon

El CBU Banco Nación es:

0110001330000104543129

——————————-



 

Sitios amigos



Comentarios cerrados.