Oda al Inodoro

Visitas: 418

——————————-

Cuando un objeto es in, o d´oro

——————————-

ODA AL INODORO

Por Lidia Poggio

——————————-

Oda al Inodoro

Oda al Inodoro

——————————-

 

Yo vivía con mis abuelos maternos y mis padres en una casa tipo chorizo, con la cocina al frente y luego muchas habitaciones que daban a una galería. Atrás, la higuera y el gallinero, y más atrás aún, un cubículo que era el baño. El baño era una habitación de 2×2 cuadrada, con paredes de cemento y un enorme hueco en el medio donde había que hacer peripecias para embocar nuestras miserias terrenales. Al costado, un gancho de alambre con trozos de diario y al lado, un tacho de latón con agua para arrojar en el pozo y otro para tirar los papeles usados. Ir al baño era realmente una odisea: se te acalambraban las piernas y siempre se te ensuciaban los zapatos, a menos que hubieras adquirido gran destreza para calcular la fuerza, la masa y la aceleración para embocar en el agujero negro. Aún no había estudiado física. En general, terminabas un poco empastada y tenías que meter los pies en un tacho de latón para lavar tu vergüenza. De noche era más complicado, pues había que traspasar el gallinero evitando que los pollos se despertaran e hicieran alboroto. Teníamos una bacinilla de noche, o sea escupidera, debajo de la cama, pero era sólo para cuando había tormenta. Todas las mañanas debíamos vaciar la escupidera y lo hacíamos en un costado del gallinero donde las plantas crecían maravillosamente. Obviamente, la composición del orín nutría la tierra de forma adecuada. Allí crecían los tomates más gustosos y grandes que he probado en mi vida.

Cuando mi madre se embarazó de mi hermano, se le hizo difícil la posición fetal que debía adquirir para ir al baño y por las noches atravesar el gallinero en invierno no era aconsejable. Tratábamos de ayudarla, pero eso la inhibía. La situación se hacía cada vez más complicada hasta que mi nono José tuvo una idea brillante. Con un cajón de frutas hizo un asiento con un hueco en la parte superior. ¡Y no sin orgullo digo que mi abuelo inventó el inodoro! En su dialecto siciliano se le ocurrió llamarlo el cagatranquilo y así se lo conoció en el barrio. Mi tío vivía a dos cuadras y venía a leer el diario en nuestro baño. Algunos vecinos pidieron tímidamente probarlo, y fue así como mi abuelo fabricó cagatranquilos para todo el barrio. Mucho después conocí el inodoro. No sé en qué época se inventó, pero yo conocí su versión casera cuando tenía 10 años y aún recuerdo la emoción que sentí al sentarme en él, equivalente a la que debe haber sentido Máxima cuando se sentó en el trono real. Ahora los inodoros se hacen cada vez más sofisticados, de colores, de formas variadas… y más chiquitos.

Estando yo en Francia en un viaje con tres colegas me encontré en la habitación un petit inodoro en medio de la habitación. Ni loca iba a compartir mis altisonantes miserias con mis compañeras de cuarto. Pero a la mañana todas necesitábamos hacer pis. Cuando sentí que mi vejiga explotaba y el inodoro estaba ocupado tuve la genial idea de hacer pis en la pequeña piletita. Era eso o hacerme encima. Me trepé, me senté, me alivié, ¡pero como siempre fui culona cuando quise salir de allí no pude! Efecto sopapa le dicen. Lo intentamos todo y tuvimos que llamar a recepción y explicar en francés lo que pasaba. Seguro no entendieron por la cara del tipo que mandaron con una caja de herramientas. que no sabía si reírse o llorar y yo solo quería morir. Finalmente puso algo en el costado que alivió el vacío y pude sacar mi gordo culo de la piletita. Pagamos y nos fuimos; me dolía el amor propio, pero mucho más me dolía el culo.

 



——————————-

VER REVISTA COMPLETA

——————————-

REVISTA A LA GORRA

Gorra de 1500   Gorra de 2500 

Gorra de 5000   Gorra a la carta

Para otros montos, el alias de Mercado Pago es:

cristinawargon

El CBU Banco Nación es:

0110001330000104543129

——————————-





Sitios amigos



Comentarios cerrados.