Estanislao el Empeñoso X

Visitas: 443

——————————-

… pero canto por vivir un Canto de Navegante

——————————-

ESTANISLAO EL EMPEÑOSO X

Por Filípides de las Casas

——————————-

Estanislao el Empeñoso X

Estanislao el Empeñoso X

——————————-

 

ESCENAS DEL CAPITULO ANTERIOR

 

Estanislao pagó, trabajando, la deuda con la mafia. Al salir se reencuentra con su familia: el cuis Jazmín y Ernestina la lagartija. Resuelven irse de vacaciones a Mar Del Plata con ayuda de Chupete, un empresario vinculado al hampa que conoció cuando fue arrestado por vagancia en Carlos Paz.

.

 

LAS VOCES DEL HAMBRE

 

Al fin llegó el día en que Estanislao pagó trabajando su deuda con la Mafia China, dejó el súper y pudo tomar las riendas de su libertad. (No es misión de este cronista describir la alegría incontinente de Jazmín y Ernestina.  Sabemos que Pixar, Disney, Paka Paka y Cris Morena están detrás de los derechos). Lo que importa es que el héroe libertario de las sierras salió con una idea fija: conocer el mar, sí, tomar unas vacaciones, las primeras de su vida. Con ese objetivo en mente fue a su casita, tomó el dinero que el Tío Voucher le dejaba a su mamá desde que él era niño, buscó los pasaportes de los tres, el bolso y se dirigió a la terminal.

Allí se encontró con un espectáculo nuevo; efectivamente, el país está cambiando, reflexionó en voz alta. Los pasajes se vendían por kilómetros de acuerdo a la cotización del combustible en Bakú a la hora de la salida del micro, entonces podías llegar a Miramar o si te agarraba una suba en el estribo bajarte en La Calera. 

Chupete

Mezclado con la muchedumbre que esperaba su destino se encontraron con Chupete que se pasaba unos paquetes con un empresario peruano a juzgar por su acento. 

-Estoy en el comercio internacional- le dijo en voz baja Chupete. -Por qué no se vienen en el bus de los microemprendedores?

Les tocó el camión de los chivitos, al principio el viaje no fue fácil,  no eran muy amistosos los animalitos.

El camión quemó los últimos octanajes en Sierra De Los Padres y siguieron camino a pie. Los Chivitos fueron abducidos por una nave con patente del Uritorco, según los habitantes de la zona. Llegaron extenuados y se sentaron los tres a contemplar el horizonte, salado, espumoso. La humedad  o el hambre empezaron a afectar el humor y la voz de Ernestina que comenzó a ladrar enfurecida a los lobos marinos de la Bristol.

Jazmín y el gaucho se miraron preocupados. ¡A desayunar! invitó Estanislao y los tres atravesaron la avenida donde estaban estacionados los trenes de la alegría. Una vez en la plaza se abalanzaron sobre el bebedero. Con la panza llena se tumbaron en el césped. Miraban las nubes adivinando las formas cuando un guardia privado los invitó amablemente a retirarse. ¡Al mar! gritó y los tres salieron a la carrera pero fueron detenidos por un cordón policial que pedía entradas para ingresar en la playa bajo un cartel que rezaba “SOS LIBRE PARA HACER AVISTAMIENTOS”

La Huída

Pegaron la vuelta y fueron a la ciudad,  la actividad era variopinta y febril ¿Dónde está la recesión? preguntó en voz alta el gaucho turista mientras veía bajar la carne del camión de Juncadella, junto a los promotores de los bancos que ofrecían créditos expres en la puerta de los restaurantes, mezclados con los patovicas y facilitadores que del brazo llevaban a los bañistas a sacar entradas para el teatro.

Las horas pasaban lentas bajo la lupa solar hasta que el cielo se puso negro y gotas grandes como huevos fritos empezaron a martillar la ciudad. Un viento de cola los fue empujando en dirección al puerto. Estanislao puso a Jazmín bajo la boina y a Ernestina a upa y se dejó llevar por el destino.

La borrasca los depositó en el puerto, frente a los restaurantes de mariscos, el olor a fritanga de rabas y cornalitos los poseyó.

Las Voces del Hambre

Un ruido extraño les subía desde la panza; a veces era un susurro, a veces un aullido, a veces palabras  y por momentos melodías que traducían del exterior. Así casi sin querer entraron en el mundo de la Ventriloquia. El DJ Birra Faso que cenaba en un restaurante los descubrió y de su mano tuvieron un ascenso meteórico basado en su facilidad para interpretar desde sus entrañas los éxitos de Tini, Lali Espósito y la compañera Taylor Swift. Pero, sin desmerecer, la estrella era El Estanislao que descollaba en el reggaeton clásico. La sensualidad del ”menea, menea tu colita“ causaba suspiros y más; aullidos; una Voucher manía que no se veía desde los Beatles. Resumiendo, pasaron del puerto al tren de la alegría, desplazando a los Minions, a los TeleTubbies  y al Hombre Araña.

Nada impedía la noche de la consagración en la entrega de premios “Las Cholgas del Mar”. Cerrarían la fiesta una vedette, también imitadora y Las Voces del Hambre.

El productor horas antes salió preocupado del hotel que ocupaba el trío, al ver las cajas de alfajores Havanna, de churros Manolo,y latas de Speed que asomaban debajo de las camas.

La hora de la Verdad

A la hora señalada la negrura del escenario era acribillada por láseres de colores. Cuando se prendieron las luces el trío atiborrado de octógonos de comida no podía emitir sonido alguno, todos los intento fueron desgraciados… El auditorio decepcionado comenzó a tirarle con “de todo”: Pastillas DRF, encendedores, tarjetas de SUBE, etc.

Ellos contestaron devolviéndole al público todo lo que caía cerca suyo. El caos llegó al clímax cuando el grupo de caceroleros que querían ver a la vedette rompió el cordón policial e ingresó a la sala.

Solo el grupo de la policía LSD pudo encauzar la situación (Jazmín fue el último en entregarse)

Deportados en un micro de línea que hacía Batán-Bower el trío Las Voces del Hambre  anunció su separación.

(¿Continuará?)

 



——————————-

VER REVISTA COMPLETA

——————————-

REVISTA A LA GORRA

Gorra de 1500   Gorra de 2500 

Gorra de 5000   Gorra a la carta

Para otros montos, el alias de Mercado Pago es:

cristinawargon

El CBU Banco Nación es:

0110001330000104543129

——————————-





Sitios amigos



Comentarios cerrados.