Como Dice Luis…

Visitas: 403

——————————-

No sólo las tormentas te vuelan las chapas.

——————————-

COMO DICE LUIS…

Por Liz Marino

——————————-

Como Dice Luis

——————————-

 

Diario de mi cuarentena

 

Jueves 12 de Marzo de 2020

 

Querido primer Diario:

Me llamo Alelí, nombre de florcita, pero acá en casa me dicen Lelita, es como más cariñoso. 

Me dedico a la familia, los chicos, la casa… que es enorme. Vivimos en un country muy bonito, hasta su propia capillita tiene. Yo soy de ir mucho, me gusta hablar con Dios, él nos escucha a todos, dicen.

En un momento estuve buscando alguna cosita propia para hacer, algún curso, porque como dice Luis  -Luis es mi marido-,  no puede ser que no tenga “ninguna” amiga que llamar, ninguna, que siempre que quiero charlar con alguien esté interrumpiéndolo a él o a los chicos, que están ocupados con sus cosas.  Ahí me dijo Luis: “Conseguite alguna amiga”.

Yo le dije a Luis que no tengo amigas porque ¿de dónde voy a tener si no salgo de casa, no?  Treintidós años acá metida llevo.  Por un lado, mejor, viste cómo está todo allá afuera, con la inseguridad que hay…   Además, yo no estoy mal acá, eh?, porque  -como dice Luis-  qué mejor para una mujer que estar en casa con su marido y con los chicos. ¡Si acá no me falta nada!  Ni que trabajar tengo. 

Bueno,  salvo la limpieza que -como dice Luis-  no vamos a meter un extraño en casa, quién mejor que la dueña de casa limpiando sus propios pisos, no?

Y la comida, que no será un “trabajo” pero que quedás cansada, quedás cansada, eh?   Es que tenemos siete  chicos, ¡siete!.  Porque  -como dice Luis-  no hay nada más lindo que los chicos. Y cómo comen!  Encima se aburren si uno repite las comidas, son tremendos los chicos de ahora, tan exigentes!   Pero -como dice Luis-¿qué no haría uno por ellos, no?

Por eso, cuando Luis me dijo “buscate algo que te guste” estuve como cuatro meses pensando qué me gusta.  ¡Ni idea!  ¡Mirá de pronto con lo que me vino Luis! 

Estuve viendo algo… unos cursos de porcelana fría, uno de papel maché muy interesante, otro de repostería para cumpleaños … pero no, al final decidí no hacer ninguno, porque descubrí lo que realmente me gusta: 

¡A mí me pierden las series de Netflix!   

Mi día perfecto es así: me levanto a las 6, desayuno sola, rapidito, café con leche, dos tostadas con Casancrem y mi Clonazepan, eso siempre porque -como dice Luis-  si se puede estar bien ¿para qué sufrir, no? 

Y ahí nomás arranco, bien temprano: limpio, lavo ropa, ordeno, cocino, plancho.  Todo bien hecho, soy rápida, dejo las cosas brillando y así paso el día esperando la tarde, cuando no haya nadie en casa y por fin me sentaré…  ¡a ver Netflix!  ¡Qué emoción, qué mundos, cómo pasa de todo!  No importa sobre qué sea, yo lloro hasta en las comedias. Se nota que soy sensible. 

 

________________________________________

 

Miércoles 22 de abril de 2020

 

Querido diario.

Extraño mi sencilla rutina. Con la cuarentena mis días perfectos terminaron.

Desde el 20 de marzo, de casa no se fue nadie.  Están todos adentro: los chicos, los siete, y Luis.

Asi que Netflix se terminó para mí. 

Acá hay varias pantallas, teles y compus ¡pero somos nueve!. 

Y yo nunca tuve computadora para mí porque -como dice Luis-  ¿para qué gastar en una computadora si no la necesito?  Y la verdad que no… “necesitarla” lo que se dice “necesitarla”, no la necesito.

Como dice Luis, no es lo mismo él, que trabaja, mantiene la casa, todo lo que tenemos es por Luis. 

O los chicos, que también la necesitan mucho.

Martincito, que hace como 10 años cursa filosofía, y ahora tiene clases por zoom. ¡Debe ser tan difícil la filosofía!… por cada semana que estudia necesita tres meses sabáticos, se nota que se estresa, pobrecito.  Menos mal que tiene la play, dice que lo relaja, en realidad se lo escuché decir porque él no es de contarme nada, no habla conmigo… claro, él habla difícil, siempre me hace un gesto con la mano para que salga de su cuarto. Dicen que los filósofos son solitarios. ¿O será la edad? Ya va a cumplir 30 Martincito. 

Tommy es distinto, él es un artista, quiere ser músico así que ¡tiene que grabarse! Necesita instrumentos, tecnología, pantallas, silencio y mucha concentración ¡no se lo puede molestar jamás!. Yo me acerco a su puerta a veces, para verlo nomás.

Ni hablar de Pili, no podemos dejar que sufra tan aisladita, así que una pantalla es sólo para ella.   Se juntan todo el día con sus amigas, eligen lo que van a ponerse, ven lo que comen, se maquillan, se comparan las uñas, hasta los granitos se muestran!  Es que todas quieren ser modelos, son mucho de posar en cámara entre ellas, qué lindas tan jovencitas, todo el día conectaditas…

O las mellizas también, que sin tele se aburren y se ponen tan agresivas!. La tele las calma, ellas son así.  Recitan de memoria las publicidades, comen en el dormitorio para no perderse un minuto de nada.  El otro día me di cuenta que están gorditas las mellizas…

Y Facu el chiquitín de la casa necesita su tele, claro, él no puede estar sin sus dibujitos. Yo le llevo la comida que le gusta pero casi ni la mira, me dice correte nomás.

En cambio yo sí puedo estar sin Netflix  ¡claro que puedo!.. Pero no es lo mismo.

 

La cuarentena me puso rara … sin la ilusión de las películas empecé a pensar de más, cosas feas, tuve sueños horribles. Y eso que subí el Clonazepan, estoy con 15 mg por día, pero viste como el cuerpo se acostumbra…

Aunque justo anteayer se me terminó y con esto del aislamiento no consigo receta todavía. En cuanto Luis me escuche voy a pedirle a ver si me consigue una con su doctor, que no es de la prepaga como el mío.

Mientras tanto paso horas mirando el celular, y googleando encontré muchos tutoriales, qué maravilla los tutoriales, de un tema, del otro, qué interesante!  Ví uno de electricidad que me pareció atrapante. Parece que trabajando un rato en algunos cablecitos podría darle una sorpresa divertida al filósofo de la casa! 

Si, a Martincito, que no saluda ni cuando cursa ni cuando está en receso… que en cuanto vaya a relajarse a sus jueguitos y ponga ON le venga de mamá un saludito de 220 voltios. ¡Ese sí lo atenderá! Y dejará la primer pantallita libre.

Y pensando en Tommy y su guitarrita eléctrica, once meses que no te ve ni te contesta ¡encontré un tutorial buenísimo!.  Un ingeniero que explica bárbaro, y parece que agregando una plaquita amplificadora puedo hacer que cuando el artista se encaje los auriculares y prenda su musiquita ¡le caigan juntos unos 200 decibeles!. Quedará sordo, es cierto, pero si le pone onda podrá aprender lenguaje para hipoacúsicos y se va a manejar lo más bien en la vida!. Y lo más importante, será una gran enseñanza para él: estando sordo usará su vista, mirará a su alrededor, nos verá a los demás, y me verá a mí, parada en la puerta de su cuarto… llevo meses esperando que me vea. Meses.

Y los tutoriales sobre cuidado del planeta y reciclado, preciosos, ¡qué lindo aprovechar lo que da la naturaleza!

Ahí pensé en Pili, que anda con esa obsesión de cambiarse el pelo, que rosa, que verde, que rojo, que gris, que nunca está conforme, y me deja el baño manchado hasta el techo pero limpiar no le gusta nada, le da asco dice… 

Se me ocurrió reutilizar algo casero, cotidiano. 

Lo tengo a Facu, el chiquitín, siempre con piojos ¿por qué no darle buen uso a tanto bicho?  Asi que empecé a guardar piojitos y liendres en un frasquito, bastantes junté, y me dije:  en cuanto le haga la cama a Pili le incrusto bien los piojitos en la funda de la almohada. Las primeras noches le va a picar nomás, pero si insisto con las liendres, y ella insiste en rascarse, y voy sumando cada día alguna bacterita más (¡hay tantas en las rejillas!) en unas semanas… quedará calva. ¡Calva!.  Y no está mal: a veces con esas cosas maduran mucho las chicas. Gangrena, choque séptico, no creo, es inusual dicen, depende de la piel de cada uno, cómo saberlo.

Y cuando ví el tutorial de albañilería enseguida pensé en las mellizas, que siguen tiraditas delante de la tele. La pandemia a ellas no les cambió nada porque nunca les gustó hacer ninguna cosa. ¡Y son tan parecidas!, una no trabaja ni estudia y la otra la ayuda… ¿Por qué no aprovechar los ladrillos que quedaron de la última reforma y con ese tutorial de albañilería tapiarles prolijita la puerta? Les dejo un bolsón de galletitas y que aguanten; cuando se les terminen quizás ni se den cuenta hasta que se queden sin señal.  O sin oxígeno. 

Y con Luis… bueno, eso siempre lo tuve claro.

Él insiste con las pastas rellenas, no te come pasta seca, y tienen que ser caseras, que cómo las vamos a comprar hechas, que uno no sabe qué les ponen…

Entonces ¿qué tal repetir esos sorrentinos que hice cuando vino su socio? Cuatro quesos y jamón crudo, un manjar, y les doy un toquecito de ese matacaballos sin sabor que me pasó mi amiga del primario, que es veterinaria.  Yo soy muy creyente, que sea lo que Dios quiera. Dicen que nadie muere en la víspera, si se pone bien se pone bien. Pero seguro que pasta rellena no va a querer por un tiempo, no?

Así que acá estamos, en casa, tranquilas con Inesita ¿Les conté de ella? Tiene 11 añitos y es la única parecida a mi, ya se ordenó su cuarto y está haciendo origami.  ¡Nos llevamos de lindo con Inesita!

 

________________________________________

 

Lunes 15 de junio de 2020

 

Querido diario.

Finalmente no pasó nada grave. 

Al chiquitín Facu se lo llevaron, está en lo de la tía por indicación de la psiquiatra infantil de guardia, parece que con el desmayo de los hermanos se llevó un susto feo. ¡Qué tierno! … es que se quieren tanto! 

De las mellizas no supe más nada. 

El resto de la familia, bien.  Siguen internados, pero bien, yo los llamo todos los días. 

Sólo me quedó la duda con Martincito el filósofo, él nunca sale de su cuarto y no está, no sé… lo busqué por toda la casa. Bah, a la terraza no subí con este frío, voy a ver si subo uno de estos días.

Dirán lo que quieran de la cuarentena pero a mí me cambió la vida, hace días ni limpio ni cocino, con Inesita nos arreglamos con una ensaladita  ¡y me estoy haciendo un festival de Netflix!  

Y cuando finalmente vayan volviendo todos -o casi todos-, notarán pronto los cambios: compré una tele de 72 pulgadas para mí solita, y pegué treinta y dos imanes de delivery en la heladera, porque comer tienen que comer.  

Asi que todos andaremos bárbaro.  Van a estar contentos de que a mí nunca más me faltan lindas películas

 



——————————-

VER REVISTA COMPLETA

——————————-

REVISTA A LA GORRA

Gorra de 1500   Gorra de 2500 

Gorra de 5000   Gorra a la carta

Para otros montos, el alias de Mercado Pago es:

cristinawargon

El CBU Banco Nación es:

0110001330000104543129

——————————-





Sitios amigos

Tarjeta Personal Digital Interactiva

Tarjeta Personal Digital Interactiva



Comentarios cerrados.